Reseña: THE WAY BACK

Ben Affleck, uno de los actores más reconocidos alrededor del mundo, estrenó ayer su nueva película, The Way Back, en formato digital (VOD), debido a la situación de cines cerrados alrededor del mundo a causa del Coronavirus. Dejando su traje de Batman atrás, Affleck interpreta a un trabajador de construcción alcohólico que es reclutado para ser el nuevo entrenador del equipo de baloncesto de la escuela secundaria que atendió cuando joven. Dirigido por Gavin O’Connor, el drama deportivo se convirtió en un proyecto muy personal para el actor, que ha batallado por años con el alcoholismo.

En el pasado, el cineasta Gavin O’Connor nos ha regalado tremendas películas inspiradoras dentro del escenario de los deportes, como Miracle (2004) y Warrior (2011). Pero en The Way Back el director usa hermosamente el deporte de baloncesto como una salida catártica para su personaje principal, Jack Cunningham. Y, a diferencia de aquellos otros excelentes filmes, esta nueva oferta se enfoca completamente en su protagonista y su oscuro camino hacia la redención. La cinta efectivamente explora temas serios y extremadamente relevantes como la adicción, remordimiento, rencor, el perdón y el trabajo en equipo. Y todo esto encapsulado en la dinámica que existe entre un líder (coach) y sus aprendices (jugadores).

El aspecto más brillante del filme resulta ser el actor Ben Affleck (Argo, Gone Girl) y su excelente desempeño. En un papel que sin duda lo tocó de cerca, Affleck logra transmitir con facilidad la batalla entre la perdición y esperanza que reside dentro del protagonista. Su actuación es una sombria, sutil y muy realistica, terminando en la mejor de su carrera hasta el momento. El actor, que públicamente ha admitido sus problemas con el alcohol y que ha buscado ayuda profesional, sin duda tomó prestado de sus propias experiencias para crear un ejercicio de sanación en y fuera de la pantalla grande.

En adición, cabe mencionar la hermosa banda sonora de Rob Simonsen, basada en piano, cuerdas y percusión, y la genial fotografía de Eduardo Grau, elementos que se hacen sentir dentro del proyecto. En fin, te gusten los deportes o no, O’Connor y Affleck no decepcionan de nuevo y nos regalan uno de los mejores estrenos de lo que va de año.

3.5/5

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *