Reseña: JUST MERCY

Protagonizada por el trío de actores, Michael B. Jordan, Jamie Foxx y Brie Larson, la nueva película, Just Mercy, cuenta la verdadera historia del abogado defensor de derechos civiles, Bryan Stevenson, que tomó el caso de Walter McMillian, un hombre afroamericano encarcelado injustamente por el asesinato de una mujer blanca en Alabama y condenado a muerte en 1986. Basada en las memorias escritas por Stevenson mismo, la cinta estrena mañana en cines locales.

La historia de Just Mercy es una de esas que deja a uno indignado por un lado e inspirado por el otro. Indignado, porque es increíble ver como estos casos pasaban antes y peor aún, pasan todavía, como si no se hubiese aprendido nada en el camino. Y, inspirado por la actitud del abogado en su batalla por ayudar a un hombre y defender la verdad, y por la actitud llena de esperanza y convicción del hombre injustamente encarcelado. Just Mercy es una producción muy bien lograda, decentemente dirigida por Destin Daniel Cretton y genialmente actuada. La misma explora temas como el racismo, injusticia, la verdad, la familia, el trabajo en equipo y la esperanza.

El actor Michael B. Jodan (Creed, Black Panther) es buenisimo como el abogado Stevenson. Jordan lo interpreta como un joven ingenuo, familiar y muy apasionado. Por el otro lado, el ganador de Oscar, Jamie Foxx (Ray, Django Unchained), sobresale como el condenado a muerte, McMillian. Foxx lo interpreta como un hombre reservado y bastante optimista dada la situación. Las mejores escenas del filme son entre este dúo, que por puro talento y química elevan los procedimientos de manera notable.

El desacierto más marcado de la película es que en momentos se siente como una “película de la semana” hecha directamente para cable. Aunque es imposible negarle lo poderoso de su historia veridica, la realidad también es que de alguna manera u otra ya hemos visto algo similar anteriormente. El filme es sumamente por el libro, y en momentos, cae en lo genérico y predecible. En adición, la actriz ganadora de Oscar, Brie Larson (Captain Marvel, Room), es completamente desperdiciada en un papel secundario, que honestamente pudo haber sido interpretado por cualquier otra actriz.

Dicho esto, en su totalidad, Just Mercy es un drama seguro basado en hechos reales que causa indignación e inspira al mismo tiempo. La producción entera es completamente elevada por las actuaciones de Michael B. Jordan y Jamie Foxx. Relevante y poderosa, Just Mercy merece tu atención. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *