Reseña: BOMBSHELL

Bombshell, el nuevo largometraje del director Jay Roach (Austin Powers, Trumbo) recibió tres nominaciones al premio Oscar (Mejor Actriz, Actriz de Reparto y Maquillaje/Peinado) este pasado domingo. El drama biográfico, protagonizado por Charlize Theron, Nicole Kidman y Margot Robbie, narra la historia de un grupo de mujeres que enfrentó al jefe de Fox News, Roger Ailes, y la atmósfera tóxica en la cadena de televisión. La película estrena hoy en cines Fine Arts.

El aspecto más atractivo de Bombshell es el trío de actuaciones estelares al tope de su oferta. La actriz Charlize Theron (Mad Max Fury: Road, The Long Shot) da cátedra y desaparece en el papel de Megyn Kelly, periodista y comentarista política del canal, con la ayuda del departamento de maquillaje. Mientras tanto, la veterana Nicole Kidman (Moulin Rouge!, The Hours) nuevamente está excelente, en esta ocasión como Gretchen Carlson, periodista y comentarista de television que presentó una demanda alegando acoso sexual contra el presidente y CEO de Fox News. Y, por último, la actriz Margot Robbie (Suicide Squad, Birds of Prey) está genial como Kayla Pospisil, la atractiva chica nueva e ingenua que sueña con trabajar frente a la cámara. Las actuaciones de estas tres mujeres elevan la cinta completamente, cautivando al espectador de principio a fin.

Bombshell es una importante historia que necesitaba ser contada en la pantalla grande. Sus temas son muy relevantes, tocando directamente la vena de los movimientos #TimesUp y #MeToo. La película es llamativa e informativa (hasta cierto punto) en ofrecer una recreación de lo que ocurrió realmente en dicho espacio laboral. La cinta presenta temas serios como el abuso de poder, acoso sexual, lealtad, machismo e hipocresía, que merecen ser discutidos hoy más que nunca.

Dicho esto, el fallo más grande de Bombshell es la mezcla de su humor y seriedad dramática. A la hora de lograr un balance efectivo entre los hechos reales feos, su estilo y su sentido de humor, la película se tambalea en su ejecución. Dentro de este aspecto, la cinta trata de alcanzar el éxito de otros filmes recientes como The Big Short y Vice, pero en realidad se queda bastante corta. Dentro de todo, la película resulta superficial y pudo haber sido mucho más, quizás en las manos de otro director.

En fin, Bombshell resulta en un sólido drama con un sentido de humor particular que con suerte funciona como una historia de advertencia para futuras generaciones. Vayan a verla por el escándalo, quédense por el trabajo de Theron, Kidman y Robbie.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *