Reseña: BEAUTY AND THE BEAST

Una de las mejores películas animadas de todos los tiempos es Beauty and the Beast del 1991. Adorada por críticos y fans por igual, la misma fue nominada al Oscar de Mejor Película ese año. Ahora, 26 años más tarde, Walt Disney Pictures tratará de continuar su racha caliente de convertir clásicos de su extenso catalogo en versiones live-action, con una nueva versión actualizada de Beauty and the Beast.

Basada en el cuento de hadas francés de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont, el filme cuenta la historia de una joven llamada Bella que acepta alojarse en un castillo con una bestia a cambio de la libertad de su padre. La bestia es, en realidad, un príncipe encantado que necesita ganarse el amor de una preciosa dama antes de que caiga el último pétalo de una rosa encantada, para romper el hechizo.

Lo bueno…

Hay que darle mucho crédito al director Bill Condon, que gracias a su trasfondo en musicales (Chicago, Dreamgirls), ha logrado algo bastante difícil de hacer hoy día. El cineasta no tan solo paga respeto y se mantiene fiel al clásico original, sino que la expande, actualiza y la mejora. Ya sea en los avances técnicos (efectos visuales y equipo moderno para filmar) o con más desarrollo para varios de los protagonistas (guión), Condon y compañía han creado una maravilla de película. Por esto y muchos aspectos más, sin miedo la proclamo mejor que la original.

Beauty and the Beast posiblemente cuenta con uno de los elencos más impresionantes jamás convocados para un largometraje. El mismo cuenta con los actores Ewan McGregor, Ian McKellen, Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Josh Gad, Stanley Tucci, Emma Thompson y Kevin Kline. Todos son buenísimos en sus respectivos papales. Entre estos sobresale el actor escocés McGregor (Star Wars, Moulin Rouge) como el candelabro Lumière, gracias a su gran carisma y definido acento francés. La actriz británica Watson (Harry Potter) también brilla, al inyectarle una actitud desafiante a la hermosa Belle, quien aquí también demuestra más de su intelecto y talentos. Mientras tanto el actor inglés  Stevens (The Guest), hace tremendo trabajo a la hora de darle alma, afecto y sensibilidad a Beast, a través del proceso de motion-capture – mediante los ojos y expresiones faciales.

Ahora, quien realmente se roba el filme es la pareja de Luke Evans (Dracula) y Josh Gad (Frozen). Gad es sensacional como LeFou, el compinche extravagante de Gaston. Gad es solido a la hora de cantar y bailar, y de constantemente demostrar su lealtad y obsesión con Gaston. Mientras tanto, Evans parece haber nacido específicamente para darle vida a Gaston. Su interpretación es una copia literalmente del dibujo animado del filme original del 1991. El actor impresiona grandemente a la hora de dejar soltar su voz. Ambos actores son responsables de posiblemente el mejor numero musical del filme.

Los efectos visuales, junto a la cinematografía de Tobias Schliessler (Dreamgirls, Patriots Day), también son de los elementos que más resaltan de la película. El lujo de detalle aquí es maravilloso. Desde el increíble jardín cubierto de nieve y hielo del castillo, hasta los interiores oscuros del hogar de la bestia, el diseño de producción real y CGI es fenomenal. El departamento de vestuario, maquillaje y peinados también se lucen bastante. Por ejemplo, todo lo relacionado al pequeño pueblo de Belle encaja perfectamente.

Y por supuesto hay que mencionar la música. El compositor de la original Alan Menken regresa nuevamente para traernos la música del filme junto a Tim Rice. Además de contar con los temas clásicos Belle, Gaston, Be Our Guest, Something There y el hermoso tema central, esta nueva versión incluye cuatro temas nuevos titulados How Does a Moment Last Forever, Days in the Sun, Evermore y Aria. La mayoría de estos son utilizados genialmente para expandir y desarrollar más a varios personajes. Por lo que no le restan al filme, sino que lo mejoran.

OJO – Es muy posible que padres tendrán que tener una conversación más a fondo con sus jovencitos sobre algunos temas más profundos tocados dentro del filme. Por ejemplo, la cinta explora el caso de la muerte de la madre de Belle, y el personaje de LeFou es genialmente asignado preferencia sexual. Aunque esto era bastante claro en la original. ¿No?

Lo malo…

Donde Beauty and the Beast quizás tropieza un chin es en su prologo. Aquí es donde nos presentan la premisa del cuento y lo que está en riesgo. Pero, además de presentarnos a nuestro príncipe en vestuario que realmente da risa, esta introducción se toma demasiado en poner las cosas en moción. No es hasta que por fin vemos a Belle saliendo de su hogar al son de su canción clásica, que entonces por fin nos sentimos que estamos disfrutando de Beauty and the Beast.

Cabe mencionar que en momentos, los efectos visuales de la bestia son débiles. A pesar del excelente trabajo de este departamento, estos son notablemente flojo en varios instantes. Ya cuando son tiros de cerca, es entonces que funcionan realmente.

En fin…

¡Beauty and the Beast es pura magia! Si eres uno de los que ama la versión animada del 1991, esta nueva versión actualizada te encantará y saldrás muy satisfecho. Si no eres tan fan de la original o quizás nunca la has visto, igual saldrás enamorado por su historia y el increíble lujo de detalles de la producción completa. Esta nueva versión live-action es mejor que su predecesora animada, debido a que es superior en todos los departamentos técnicos y expande aun más dicho mundo y su mitología. ¡Preciosa de principio a fin!

Beauty and the Beast estrena este jueves, 16 de marzo en cines de Puerto Rico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *