scorchtrials-7-gallery-image

El año pasado, la película The Maze Runner dejó a muchos con las ganas de saber qué pasaría, gracias a un desenlace con varias sorpresas, que concluyó con un cliffhanger. La espera ha terminado. La nueva entrega basada en la segunda novela de la serie por James Dashner, Maze Runner: The Scorch Trials llega hoy a los cines de Puerto Rico. ¿Podrá esta mantener el impulso de la primera, un año más tarde?

scorchtrials-4-gallery-image

Lo bueno…

Una de las características más positivas de esta segunda entrega lo es la escala del filme. A diferencia de la primera película en donde nuestros protagonistas se veían confinados a un complejo laberinto, aquí luego de la primera media hora, los mismos son por fin dados la oportunidad de explorar dicho paisaje desolado llamado “the Scorch”. Donde la original era oscura y misteriosa, aquí la luz predomina, al igual que los fondos enormes. El cineasta Wes Ball (The Maze Runner) hace mejor trabajo aquí, presentándonos un mundo lleno de desierto y desmoronamiento. El trabajo de fotografía, a cargo de Gyula Pados, es definitivamente una mejora, comparada al de la primera.

La acción en The Scorch Trials es entretenida, y diría que otra mejora. Ball y compañía mantienen las cosas interesantes al tener una secuencia de acción cada cierto tiempo. La inclusión de los “Cranks” ayuda a que en todo momento se mantenga un sentido de urgencia y cautela. Uno de los mejores momentos de la cinta, sitúa a nuestros protagonistas huyendo de estos zombis dentro de unos edificios destruidos y desolados – similar a un laberinto.

Lo malo…

Lamentablemente, The Scorch Trials corre y corre, pero nunca llega a ningún lado. Osea, el filme expande el mundo, pero nunca hace nada con él. Además de ser demasiada larga (131 minutos), el guión, a cargo de T.S. Nowlin, es uno débil y desenfocado – dando vueltas y vueltas, y no logrando nada. El mismo peca en repetición (exposición y acción, repeat), y las relaciones interpersonales no tienen casi desarrollo.

Con la excepción de los actores Dylan O’Brien (The Internship) y Aiden Gillen (Game of Thrones), el resto del elenco no trae nada nuevo o espectacular a la mesa. En especial, el actor Giancarlo Esposito (Breaking Bad) es totalmente desaprovechado aquí.

scorchtrials-2-gallery-image

En fin…

Scorch Trials es entretenida gracias a los visuales, la acción y una escala más grande que la anterior. Lamentablemente, en cuestión de la historia, no se puede decir lo mismo. Scorch Trials sufre del “middle movie syndrome”. En vez de preocuparse por si misma, se preocupa por dejar todo listo para la próxima secuela. La misma no es tan original o innovadora como su predecesora. Ahora, si te gusto la anterior, no tengo duda de que esta también. Para este servidor, un simple “oka” basta.

maze_runner_the_scorch_trials_xlg