Reseña: SOUTHPAW ★★★☆☆

southpaw-picture-jake-gyllenhaal-12-600x400

Los detalles…

Año: 2015
Duración: 123 minutos
Género: Drama, Boxeo
Clasificación: R
Director: Antoine Fuqua
Guión: Kurt Sutter
Cinematografía: Mauro Fiore
Música: James Horner
Reparto: Jake Gyllenhaal, Rachel McAdams, Naomie Harris, Forest Whitaker, 50 Cent
The Weinstein Company
US

La trama…

En su ascenso hacia el éxito, un boxeador con un futuro prometedor ve cómo todo su mundo amenaza con venirse abajo.

southpaw-picture-jake-gyllenhaal-rachel-mc-adams-7-600x400

Lo bueno…

No cabe duda de que el actor Jake Gyllenhaal (Jarhead, Brokeback Mountain) es uno de los mejores actores en el planeta hoy día. Viniendo de una de sus mejores interpretaciones de su carrera en Nightcrawler del año pasado, Gyllenhaal continua su racha caliente, demostrando nuevamente su gran habilidad de adentrarse y convertirse en un personaje totalmente – en esta ocasión el boxeador y campeón de peso ligero, “Billy Hope”. Además de lograr un cambio físico impresionante (sobre 30 libras de puro músculo), Gyllenhaal es aún más impresionante proyectando las múltiples emociones de un boxeador que es definido mayormente por la rabia y furia que lleva por dentro. La actuación de Gyllenhaal es el “highlight” del filme.

Otro aspecto muy bueno del largometraje es todo lo relacionado al deporte del boxeo. Osea, todo lo que el director Antonie Fuqua (The Equalizer, Training Day) hace en relación al entrenamiento de “Hope” y sus peleas en el cuadrilátero. La dirección de Fuqua en dichas secuencias está llena de energía y credibilidad – algo muy importante cuando hablamos de deportes plasmados en películas. Desde ver a “Hope” entrenar en el gym con “Tick Wills” (interpretado por un excelente Forest Whitaker), hasta verlo pelear por el campeonato contra “Miguel Escobar” (Miguel Gomez) en Madison Square Garden, Fuqua definitivamente hace gran trabajo cuando hablamos del boxeo.

Aunque no tiene mucho tiempo en pantalla, cabe mencionar el tremendo trabajo de la actriz Rachel McAdams (The Notebook, True Detective). McAdams es sensacional como la esposa de “Hope”, y la inmensa fuerza dentro de la vida del boxeador, que se siente a través de todo el filme.

Lo malo…

Lamentablemente, Southpaw no es más que un refrito estirado de otros filmes clásicos como Raging Bull, The Fighter y la franquicia completa de Rocky. La cinta toca tema que ya hemos visto demasiadas veces en otros filmes. Y el problema no es tanto eso, sino que la misma no añade nada al género del “underdog” en los deportes. ¿Cuántas veces no hemos visto al protagonista que lo tenía todo y lo pierde, para luego conseguirlo nuevamente al final? Con este filme, Fuqua y compañía pierden una gran oportunidad de hacer algo nuevo y diferente dentro de dicho género.

Otro fallo grande lo es el guión a cargo de Kurt Sutter (Sons of Anarchy, The Shield). El mismo es demasiado convencional y con un ritmo lento y desigual. Además de ser inmensamente predecible en cuestión del aspecto de redención, la película sufre cuando para a explorar todo lo relacionado fuera del gym o cuadrilátero. Además de esto, el guión sufre de ser demasiado repetitivo y monótono a la hora de presentarnos cuan bajo nuestro héroe debe caer y sufrir. Literalmente pierde todo lo material, pierde a su familia, emocionalmente y fisicamente está destruido, y la cinta sigue pateándolo en el suelo. Creo que se les fue la mano y perdieron tiempo de más en está área.

Para terminar, Southpaw puede sentirse manipuladora y demasiada azucarada ya para el final. Aunque siempre es emocionante ver a un “underdog” levantarse del suelo, la cinta es forzada a presentarnos un final feliz, envuelto con lazo y todo. Y esto se siente como una victoria agridulce.

southpaw-picture-jake-gyllenhaal-forest-whitaker-2-600x400

En fin…

Southpaw merece ser vista simplemente por la actuación de Jake Gyllenhaal y por todo lo relacionado al deporte del boxeo. Las secuencias de entrenamiento en el gym y peleas dentro del cuadrilátero son emocionantes y llenas de mucha energía. Forest Whitaker y Rachel McAdams son buenísimos en sus papeles secundarios, mientras que la dirección por Antoine Fuqua es más que decente. Lamentablemente, el guión predecible y el ritmo desequilibrado son de las mayores debilidades de la cinta. Esto y otros factores causan que Southpaw en su esencia, termine siendo un refrito de otros filmes clásicos del boxeo, que siempre serán mucho mejor. En mi esquina, Southpaw es una victoria agridulce.

southpaw

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *