Reseña: RALPH BREAKS THE INTERNET

Prepara tus sensores de nostalgia y conocimiento de la cultura popular pues hoy estrena en cines locales la tan esperada película animada Ralph Breaks the Internet. La secuela al hit taquillero del 2012, Wreck-It Ralph, sigue la nueva aventura de los protagonistas Vanellope y Ralph. Situada seis años después de los eventos de la original, el dúo debe viajar al internet en busca de un nuevo volante para reparar la consola de juego de arcade, Sugar Rush. Dirigida por Rich Moore y Phil Johnston, la cinta incluye un elenco compuesto por Sarah Silverman, John C. Reilly, Gal Gadot y Taraji P. Henson.

Lo bueno…

La espera valió la pena. Aunque se tardó seis años en aterrizar en cines, Ralph Breaks the Internet resulta en un digno sucesor al filme original. El mismo toma todo lo bueno y memorable de la primera película y lo amplifica inteligentemente. Esta secuela explora aun más a sus dos personales principales, mientras que expande efectivamente el universo que habitan.

El ingenioso guion de Rich Moore y Pamela Ribon hábilmente continúa teniendo como enfoque la relación entre Vanellope y Ralph. Donde la original se concentró en Ralph, esta secuela es dedicada a Vanellope y cómo persigue su sueño de conseguir algo mejor. Esta dinámica da lugar a explorar varios temas que resonarán con jóvenes y adultos, como la verdadera amistad, el sacrificio, la honestidad y la conformidad.

Además, la cinta logra un buen trabajo representando en la pantalla grande lo llamativo y complejo del internet. Desde la publicidad irritable, el detallado sistema de búsqueda y los confines del dark web hasta el cyberbullying, Ralph Breaks the Internet muestra lo bueno y lo malo de navegar el espacio virtual.

Son las adorables princesas de Disney quienes se roban el espectáculo. Los mejores momentos del filme les pertenecen. Las interacciones entre Vanellope y el grupo son comiquísimas y muy memorables gracias a su metahumor y bien al grano sobre el concepto histórico de damiselas en apuros y padres difuntos. Incluso, todo lo relacionado al estudio y sus diferentes productos y franquicias como Marvel y Star Wars, es ejecutado genialmente.

Lo malo…

El único fallo notable de esta secuela es que la mayoría de los personajes secundarios de la original no tienen mucho qué hacer y ni tiempo en pantalla, aunque es un sacrificio necesario para dar paso a nuevos personajes.

En fin…

Ralph Breaks the Internet no tan solo es una de las mejores películas animadas del año, sino que también supera a la original en todos los ámbitos. Sus tremendos visuales, perfecto humor meta e importante mensaje central hacen de la secuela la perfecta opción para toda la familia durante estos días de Acción de Gracias y más allá.

Recuerda quedarte para dos escenas adicionales durante los créditos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *