Reseña: CALL ME BY YOUR NAME

El nuevo largometraje del cineasta italiano Luca Guadagnino, ‘Call Me by Your Name’, está basado en la novela homónima de André Aciman de 2007. Además de esto, esta nueva producción funciona como la tercera y última entrega de su trilogía temática ‘Deseo’, siguiendo ‘I Am Love’ de 2009 y ‘A Bigger Splash’ de 2015. Protagonizada por los actores Timothée Chalamet, Armie Hammer y Michael Stuhlbarg, la cinta narra la historia de amor que nace y se desarrolla entre un joven de 17 años y el asistente de su padre durante el verano de 1983 en el norte de Italia.

Lo bueno…

‘CMBYN’ es una hermosa película romántica dedicada a un amor homosexual fugaz. Además de tener a dos muchachos enamorados, pero con claras limitaciones en su centro, Luca Guadagnino utiliza los locales de Italia, la música y la química entre los actores para complementar este amor poderoso y prohibido. Guadagnino logra poesía en la pantalla grande, utilizando la luz natural como personaje, y hasta detalles simbólicos e importantes como los melocotones y las moscas. Esta historia de joven en crecimiento es natural, impredecible y cautivante. La verdad es el director y compañía han logrado atrapar un rayo en una botella con esta producción. Sensual y memorable, “CMBYN” se queda con uno luego de haberla visto.

Mencionado esto, la realidad del caso es que lo que en verdad eleva el filme a ser una obra maestra son las actuaciones. El joven actor Timothée Chalamet básicamente se convierte en una estrella ante nuestros ojos. Su interpretación de “Elio” es impresionante y cautivadora. El talentoso joven pone en exhibición todo su registro en la pantalla grande; brincando por ejemplo de un momento de fragilidad a uno de coraje, y de un momento de duda a otro de coqueteo, con gran facilidad y convicción. Del otro lado, el actor Armie Hammer no se queda atrás interpretando a “Oliver”. El mismo funciona como espectro de envidia y luego de admiración y atracción para el joven “Elio”. Hammer hace tremendo trabajo de funcionar como una sombra de misterio e imán físico a lo largo del filme, con una sutil y segura personalidad. También cabe mencionar el trabajo del actor Michael Stuhlbarg, quien interpreta al padre de “Elio” y jefe de “Oliver”. Stuhlbarg casi se roba la película con tan poco tiempo en pantalla, y su sabio monologo incluido en el filme es cosa de leyendas, básicamente añadiéndole una capa adicional hermosa a dicha historia.

Por supuesto cabe mencionar la hermosa fotografía de Sayombhu Mukdeeprom, la cual fue filmada con cámara de 35 milímetros y principalmente en la ciudad de Crema en Italia y en los pueblos cercanos de Pandino y Moscazzano. Al mismo tiempo, la música del filme es sensacional. Mayormente basada en piano, la misma ayuda a situar a uno en la época, en el local y en la situación. El trabajo del compositor Sufjan Stevens brilla grandemente aquí, especialmente su hipnótico tema central “Mistery of Love” y “Visions of Gideon”.

Lo malo…

Absolutamente nada.

En fin…

CMBYN es la película que más me tomó por sorpresa en el 2017. La misma es hermosamente fotografiada e increíblemente contada por su director Luca Guadagnino. La misma es una historia dedicada a primeros amores, a la juventud, a la inocencia y a las decepciones del crecer. Liderada por tremendas actuaciones por Timothée Chalamet, Armie Hammer y Michael Stuhlbarg, CMBYN es la película más romántica y sensual del 2017, y sin duda de mis favoritas.

CMBYN estrena jueves, 11 de enero en cine Fine Arts.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *