Reseña: GOING IN STYLE

Siguiendo la ola continua de remakes, reboots y reimaginaciones de Hollywood, hoy llega a cines Going In Style, la nueva versión actualizada del clásico del 1979. La original contó con los actores George Burns, Art Carney y Lee Strasberg en los tres papeles protagónicos. New Line Cinema apuesta a los actores veteranos Michael Caine, Morgan Freeman y Alan Arkin para esta nueva versión que cuenta la historia de tres jubilados y amigos de toda la vida, que planean robar un banco para recuperar su dinero, luego de que el sistema les haya quitado su plan de pensión.

Lo bueno…

El punto más fuerte de Going In Style lo es el trio de actores veteranos en su centro. De no ser por la carisma y encanto de este junte entre Michael Caine (The Dark Knight), Morgan Freeman (Shawshank Redemption) y Alan Arkin (Argo), el filme sin duda se estrellaría de principio a fin. Cada vez que el director Zach Braff (Garden State) decide mantener la cámara frente al trio es cuando los procedimientos son más entretenidos y soportables. Ver a Caine ser el cerebro de la operación, Freeman el corazón y alma, y Arkin aportar sarcasmo y humor, es sin duda divertido por sí solo. Todo lo que funciona de esta comedia es gracias a la excelente química y compenetración entre estos tres ganadores de un premio Oscar. Los tres actores elevan el material en mano en todo momento.

Otro aspecto bastante sólido de la cinta lo es la dirección de Braff. Aunque no es algo que reinventa la rueda, el cineasta logra manejar decentemente al trio de veteranos y mejorar con su conocido estilo lo que básicamente es un guion genérico y débil. Realmente me impresionó.

Cabe mencionar como positivo la participación del actor Christopher Lloyd (Back to the Future). Aunque en un papel pequeño, su aportación es bien marcada. Verlo en la pantalla grande siempre es bienvenido y más cuando es para proveer risas.

Lo malo…

Cada vez que el filme opta por separar al trio de protagonistas, las cosas se tornan lentas y aburridas. Aunque se entiende que es para darle contexto y trasfondo a las motivaciones de cada uno por separado, es aquí donde la cinta se estanca y uno como espectador espera con ansias regresar a verlos juntos a los tres nuevamente. La culpa de esto recae por supuesto en las espaldas de un libreto blandito en cada esquina.

Otro aspecto decepcionante del filme es, que si ya has vistos los tráilers, es posible que ya hayas visto casi 80% del filme. Y para las comedias, siempre que pasa esto, es algo bastante dañino. Casi todas las mejores líneas de dialogo o chistes de humor físico, los encuentras en los adelantos del filme haciendo las rondas de promoción.

También cabe mencionar que algunos actores muy buenos del reparto lamentablemente no tienen mucho tiempo en pantalla o mucho que hacer. Actores como Matt Dillon, Ann-Margret y Peter Serafinowicz son desaprovechados dentro de la historia. Al punto, que cualquier otro actor desconocido pudo haber tomado uno de los papeles, sin afectar el filme.

Y por último, para ser un filme sobre un gran atraco, puede que muchos se queden decepcionados con la secuencia del mismo. El robo es uno ligero, sin mucha emoción o acción. El filme se enfoca más en planearlo y luego en mostrarnos a la Ocean’s Eleven, los diferentes trucos que el trio utilizó.

En fin…

Going in Style es una comedia con más corazón que carcajadas. Caine, Freeman y Arkin elevan lo que es un libreto genérico y blandito, gracias a la gran química y talento entre sí. De no ser por ellos y el estilo de Zach Braff, esta comedia se hubiese tropezado. La película merece tu atención solamente por ver a este trio de veteranos pasarla bien mientras le dan en la cara al sistema que les hizo daño.

Going in Style estrena hoy en cines de Puerto Rico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *